Guía de urgencias domésticas

EL BOTIQUÍN

Es importante que esté fuera del alcance de los niños y que periódicamente revise la fecha de caducidad de los productos. Conviene que esté pensado para usarlo en primeros auxilios y no contenga medicamentos de uso habitual.

Uso del botiquín
Es importante tener un botiquín de primeros auxilios. Puede comprarlo o hacer uno con cualquier caja
de metal o de plástico que cierre herméticamente.

Qué debe contener
Material de autoprotección

  • Mascarilla de protección para realizar ventilaciones.
  • Toallitas limpiadoras sin alcohol.
  • Guantes de vinilo de un solo uso.

Material de curas

  • Suero fisiológico en envases de plástico.
  • Gasas para cubrir heridas o quemaduras.
  • Esparadrapo hipoalergénico de papel o de plástico.
  • Tiritas en bandas. Las bandas se pueden adaptar mejor al tamaño de la lesión.
  • Analgésicos y antitérmicos.
  • Pañuelos.
  • Tijeras de punta redonda.
  • Pinzas.
  • Dos bolsas de frío térmico.
  • Termómetro.

CÓMO ACTUAR EN CASO DE…

Cortes y rasguños

1. Si la herida está sucia, hay que lavarla primero bajo el agua fría del grifo.
2. Si sangra, elevar a ser posible la zona lesionada y hacer presión sobre ella con una gasa y aplicar una bolsa de frío hasta que cese la hemorragia.
Si no se consigue contener en cinco minutos, acudir a Urgencias, sin dejar de comprimir la herida.
3. Una vez que haya cesado la hemorragia, lavar con agua y jabón y aclarar con agua fría.
4. Valorar si necesita puntos de sutura (si la herida es profunda o sus bordes quedan separados) o basta con un antiséptico y una gasa estéril (herida superficial poco importante). Ante la duda razonable, siempre es recomendable acudir a Urgencias.

Traumatismo

Aplicar frío (bolsas de frío térmico o de hielo) lo antes posible sobre la zona golpeada (protegiendo la piel con una gasa fina) en dos o tres tandas de diez minutos separadas por otros diez (o lo máximo que el niño aguante…). Eso ayudará a minimizar la hemorragia y el consiguiente hematoma y posible “chichón”.

Cosas a tener en cuenta:

  • Si tras el golpe el niño ha perdido el conocimiento es imprescindible acudir a Urgencias. Si no ha perdido el conocimiento pero se ha golpeado en la cabeza o el abdomen sería conveniente que lo viera su Pediatra.
  • Si algún tiempo después del traumatismo presenta vómitos repetidos, no deja de llorar o, por el contrario, se queda adormilado, se le debe llevar inmediatamente a Urgencias.
  • Si es posible que se haya producido una fractura, se ha de inmovilizar lo mejor posible la zona afectada en la postura que parezca menos dolorosa, sin forzar nunca y transportarle al hospital.

Quemaduras

Si son de reducido tamaño y sólo han causado el enrojecimiento de la piel, basta con aplicar compresas de agua fría durante diez minutos y poner luego una crema hidratante normal. En cualquier otro caso, se debe acudir al hospital.

IMPORTANTE:
Si se forman ampollas, es mejor procurar que no se rompan y esperar a que el médico decida la mejor forma de tratar cada caso.

Intoxicación

Cuando un niño se intoxica no siempre es bueno hacerle vomitar ni darle leche; lo mejor es llevarle
inmediatamente al hospital o telefonear al Servicio de Información Toxicológica e informar de la forma más precisa posible sobre las características del tóxico ingerido.

Asfixia por atragantamiento

En caso de que el niño se haya atragantado con un objeto o un trozo de comida y no podamos acceder a él con los dedos, se recomienda efectuar la maniobra de Heimlich.
Póngase detrás del niño y rodéelo con los brazos de modo que las manos queden en la parte delantera de su cuerpo.
Forme un puño con la mano y coloque el pulgar levemente por encima del ombligo.
Agarre el puño con la otra mano y realize compresiones rápidas hacia arriba y hacia adentro del estómago (justo por debajo del reborde costal, debajo del esternón).
Siga con las compresiones hasta expulsar el objeto y hasta que el niño pueda RESPIRAR, TOSER O LLORAR. Si el niño pierde la conciencia, realice la respiración artificial y vuelva a intentarlo.

En caso de que el bebé sea menor de 1 año:
Coloque al bebé boca abajo a lo largo del antebrazo y dele 5 golpes fuertes y rápidos en la espalda con el talón de la mano.