Mi hijo tiene escarlatina ¿y ahora qué hago?

La escarlatina es una infección causada por el estreptococo del grupo A. El signo principal de la infección es un sarpullido escarlata (rojo anaranjado) que se extiende por la piel del niño. Normalmente, afecta a niños de 4 a 8 años y, rara vez, a pequeños menores de 2.

nina_mantita_reducida

SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

Los síntomas más comunes de esta infección son el sarpullido, la fiebre y el dolor de garganta. La primera manifestación es un aumento de temperatura en el niño. Dos días antes de que aparezca el sarpullido suele tener fiebre y las anginas inflamadas.

Aunque, el sarpullido es el signo más llamativo de la escarlatina. Generalmente aparece en el cuello y en la cara y posteriormente se extiende al pecho, la espalda y al resto del cuerpo. Este sarpullido es rojo y suelen tener una forma circular, como si fueran puntitos rojos. Además, en los pliegues de la axila, el interior del codo y la ingle podrían presentar un color rojo más intenso que el del resto del cuerpo.

El sarpullido generalmente desaparece al cabo de 4 a 6 días. La piel afectada puede comenzar a descamarse de 7 y 10 días después de la desaparición del sarpullido y puede continuar descamándose hasta 6 semanas.

Otro de los síntomas comunes es el dolor de garganta. La garganta y las amígdalas pueden estar enrojecidas y ser doloroso tragar.

Para comprobar que el niño tiene escarlatina, se le realizará la detección del Ag del Estreptococo grupo A en faringe. Si éste está presente, el médico le prescribirá al niño antibióticos por vía oral o antibióticos inyectables, si el niño no puede tomar el medicamento por boca.

CUIDADO DEL NIÑO EN CASA

Es importante completar los 10 días que suele tener de tratamiento a fin de evitar la recurrencia de la infección, la resistencia al antibiótico y las complicaciones de la enfermedad.

A causa del dolor de garganta es probable que el niño no quiera beber ni comer. Por lo que es importante que se asegure de que toma la cantidad suficiente de líquido. Para ello le recomendamos, además del agua, que ofrezca al pequeño sopas tibias, zumos, batidos, yogures,…

Para aliviar el picor del sarpullido es recomendable que use cremas hidratantes sin perfume, ya que puede ayudar a reducir el malestar.

PREVENCIÓN

La escarlatina se suele contagiar al entrar en contacto por vía aérea con las gotitas de la tos o el estornudo de una persona infectada. Por lo que es importante que recordemos a los pequeños que cuando tosan se tapen la boca con la mano, ya que así evitaremos muchos contagios.

Y recuérdele que la mejor forma de evitar las infecciones es lavarse las manos con frecuencia y evitar compartir cualquier objeto de uso personal, como cubiertos, vasos o ropa.

Si sospecha que su hijo puede tener la escarlatina, contacte rápidamente con su pediatra y pida cita.