¡Pobre, tiene el culito como un tomate!

La dermatitis de pañal es un problema común en los bebés pues su culito permanece constantemente húmedo y en contacto con distintas sustancias que favorecen la irritación de la zona.
Pese a ser algo habitual en esta etapa de crecimiento, existen entre las mamás hábitos que, por desconocimiento,  pueden acabar por favorecer y agravar la dermatitis de pañal hasta provocar infecciones que deben ser atendidas por el pediatra.
La doctora Mariam López, del Servicio de Pediatría del Hospital Nisa 9 de Octubre, da los siguientes consejos para evitar la dermatitis de pañal:
-Es aconsejable realizar una buena higiene de la zona, que debe permanecer siempre seca y limpia. Cambiar el pañal con asiduidad, aproximadamente cada dos horas si no hay caca.
– Usa agua y una tela suave o algodón para limpiar suavemente el área del pañal en cada cambio. Evita frotar el área.
– Las toallitas son muy cómodas cuando salimos de casa, pero no es bueno utilizarlas por sistema. Y, sobre todo, evita toallitas y jabones que contengan alcohol o perfume, ya que pueden secar o irritar más la piel.
– Tampoco es aconsejable aplicar por sistema cremas. Si las reservamos para cuando aparece la irritación serán mucho más efectivas. Las cremas más adecuadas para este fin son las pastas al agua o pastas al agua con óxido de zinc que ayudan a mantener la humedad lejos de la piel del bebé cuando se aplican sobre la piel completamente limpia y seca.
-Si es posible, dejar al bebé con “el culito al aire”, sin pañal, por espacios cortos de tiempo.
-No utilizar talco, sobre todo si hay irritación, ya que de haber alguna pequeña herida el talco puede penetrar y aumentar la inflamación, produciendo erosiones en la piel.
-Si la dermatitis persiste a pesar de los consejos citados anteriormente, se debe consultar con el pediatra o dermatólogo por la existencia de elevado riesgo de infección y así poder administrar el tratamiento más idóneo.