¿Tu hijo está en la UCI por problemas respiratorios?

Lee atentamente este artículo que hemos preparado sobre el uso de cánulas de alto flujo para reducir los efectos secundarios de las técnicas convencionales de ventilación mecánica

La patología respiratoria constituye la primera causa de ingreso de bebés recién nacidos en las unidades de cuidados intensivos. Muchos de estos pacientes precisan ventilación mecánica.

En los hospitales Nisa 9 de Octubre, Virgen del Consuelo de Valencia y Rey Don Jaime de Castellón se ha comenzado a utilizar cánulas nasales de alto flujo. Se trata de un sistema de ventilación mecánica no invasiva que reduce considerablemente los efectos secundarios de técnicas convencionales sin menoscabo de la capacidad de recuperación del paciente.

La ventilación mecánica convencional puede ocasionar estenosis traqueales, lesiones pulmonares , alteraciones del tabique nasal… A estos efectos secundarios, hay que añadir la dificultad que supone compatibilizar la ventilación del  bebé con otros procesos como la alimentación o la administración de otros tratamientos respiratorios.

Las cánulas nasales tienen en este sentido muchas ventajas: “Mediante unas pequeñas cánulas nasales emitimos un alto flujo –yet- de aire humidificado y calentado a una temperatura de 37º logramos reducir el  consumo metabólico del niño”, explica el jefe de Pediatría de Nisa Valencia. Facilidad en el manejo de la técnica , confortabilidad para el paciente y la posibilidad de administrar tanto alimentos como aerosoles inhalados y tratamientos con distintos gases son otras de las ventajas de las cánulas nasales de alto flujo. Por último, este nuevo sistema evita la necesidad de intubar a una buena parte de los pacientes de las unidades de cuidados intensivos pediátricas y neonatales y, en los casos en los que el paciente ha tenido que ser atendido con ventilación mecánica invasiva, facilita la adaptación a la respiración no asistida.

Las ventajas de la ventilación mecánica no invasiva son beneficiosas tanto para neonatos como para pacientes pediátricos.
En el niño, su utilización está  indicada en los siguientes casos:

– Insuficiencia Respiratoria moderada y/o necesidad de aporte de oxígeno elevado.
– Hipoxemia (que no responde a la terapia de O2 con flujos bajos.
– Pausas de Apnea. Apneas obstructivas del sueño.
– Obstrucción de la vía aérea superior. Laringitis estridulosa, laringitis postextubación.
– Inflamación de la vía aérea (Asma, Bronquiolitis).
– Retirada de la ventilación mecánica no invasiva.
– Apoyo respiratorio tras las extubaciones programadas.
– Exacerbaciones de la insuficiencia cardiaca.

En neonatos, las indicaciones de las cánulas nasales son:

– Prevención del fallo en la extubación. La  HFNC (Cánula de Ventilación de Alto Flujo )se ha sugerido como una alternativa a la nCPAP (Presión Positiva Nasal Continua en las Vías Respiratorias) para prevención del fracaso en la extubación en las UCIs neonatales.
– Tratamiento del RDS (de Síndrome de Distress Respiratorio) o Síndrome Apnéico del prematuro.
– Destete de nCPAP.